5 imprecindibles en la creación de personajes protagonistas.

personajesantaños

 

  1. Debe tener características con las que cualquier lector pueda identificarse: deseos, sueños, ambiciones, problemas, relaciones, peligros, enfermedades, defectos, etc.
  2. Debe ser un personaje de quien los lectores puedan “aprender algo”, que por lo general debería ser motivante y positivo. De manera que ese mensaje quede grabado en la mente de los lectores a través del tiempo.
  3. Debe tener un motivo irresistible que haga a los lectores seguirlo; como puede ser su personalidad, su estilo, su oficio, etc.
  4. Debe ser alguien que indudablemente merezca ganar, ser el héroe, ser el triunfador, obtener lo que tanto quería, vencer a los malos. Por lo que tienes que hacero pasar por una serie de eventos que lo conviertan en merecedor de “aquello”.
  5. Debe poner en juego un “motivo humano” como: amor, familia, vida, novio o novia, sexo, supervivencia, hambre, etc… que resulte verosímil para los lectores.

7 comments on “5 imprecindibles en la creación de personajes protagonistas.”

  1. K.Marce dice:

    Saludos Johanna, muy buena tu lista, es un buen recordario a la hora de pensar en un protagonista.

    Sólo que deberé discrepar en algo, y es el punto dos. Yo soy de las que gustan de los finales felices. Soy optimista, idealista y realista al mismo tiempo. Sin embargo, la literatura ha tenido “antagonistas” como protagonistas. Es decir, ese personaje que no es agradable, no es bueno, tiene más defecto que virtudes, etc. Porque aunque quizá el protagonista sea el “malo” de la historia y nos hace desear que “fracase”, los personajes secundiarios son tan atractivos que nos hacen seguir la historia. Te doy ejemplos como “Frankestein” de Shelley, (en donde el Dr. es un egoista y menos humano que la propia “criatura”), también “Entrevista con un Vampiro” de Ann Rice, en donde Lestat es un ser egoista que ha seducido a Louis, quien es el que vive con remordimiento de lo que hace y no te olvides de quien inició todo “Drácula” de Bram Stoker, el misterioso Conde que puso en voga a los vampiros. Por lo que el inciso cuatro, deberemos atribuirlos a aquellos que luchen contra ese protagonista malévolo.

    Muy de acuerdo en que los protagonistas deben ser personas creíbles, con virtudes y defectos; siempre tendrán un “extra” que no tenemos el populux; sea un talento, una virtud o simplemente una determinación que está sobre las masas; esto lo llevará tal como dices, a perseguir ese anhelado deseo o triunfo, sobrevivir un caudal de visisitudes que en lugar de dejarlo derrotado (quizá por breve momento), encontrará la manera de ponerse en pie y seguir adelante; lo cual nos llevará a la conclusión de tu punto cinco: La naturaleza humana per se, es el mejor disparador para un argumento. Buen post.
    ¡Nos leemos!

    1. Jhoanna Bolivar R. dice:

      Hola K.Marce 😀
      Tienes mucha razón en lo que dices, algunos protagonistas pueden ser los villanos y hacernos seguir la historia quizás hasta identificarnos con ellos y comprenderlos. También puede que no tengan virtudes, solo defectos, pero siempre dejan algo en lo que podemos reflexionar. Probablemente puedo mejorar el punto dos para que explique mejor esa parte. Siempre es un placer que pases por aquí..
      Abrazos

  2. ponunapeli dice:

    Una buena lista para crear personajes principales, no hay que olvidar hacerlos interesantes, porque si no te pones de su parte es difícil que te guste la historia, por genial que sea.

    1. Jhoanna Bolivar R. dice:

      Siii.. asi es .. los personajes deben estar vivos porque sino a nadie le interesara la historia 🙂 saluditos

  3. Hernan jose Henriquez dice:

    Vivi muchos personajes cuando hacia teatro.
    Pero casi no escribia, fue despues de un tiempo que siento como si me reclamaran recordarlos de nuevo. Ahora quiero escribir obras de teatro. Quiero aprender de tus relatos. Saludos.

    1. Con tu experiencia en teatro ya tienes buenos avances jejejeje.
      Eres bienvenido por aquí y en lo que te pueda ayudar estoy siempre a tu orden.
      Escríbeme cuando quieras.
      Un abrazo.

Y tú ¿Qué opinas?