Alessa

 

New York. By Pinkparis1233

Tenía seis años cuando conocí a Alessa: un hada. Su pequeño y pálido cuerpo giraba en torno a mí, juguetón y serpenteante, irradiando una intensa luz amarilla. Se posó en mi mano, y con sus gigantes ojos azules me miró simpáticamente.

El primer deseo que me cumplió fue hacer que llovieran caramelos en mi habitación. Mis días eran una eterna diversión, el sueño de todo niño se me hizo realidad, y lo único que me pedía Alessa era mí amistad y compañía.

Con los años Alessa comenzó a hacer “bromas”, como que a mi madre se le quemara la tarta en el horno, o que a mi padre se le quedaran las llaves del auto adentro. Una vez hipnotizó a mi profesora de historia: la mujer quedó inerte, con la mirada perdida en el fondo del aula. Ridiculizada frente a mis compañeros. No puedo negar que me hacían mucha gracia sus juegos, y tener que guardar un secreto tan increíble me hacía vivir en una eterna adrenalina, pero todo cambió cuando cumplí mi actual edad: quince años. Aunque parezca que tengo cincuenta.

Ya les explicaré lo que sucedió.

Fui de vacaciones de verano con mis padres a Nueva York, y llevé a Alessa con nosotros. Nos hospedamos en el Hotel Millenium Hilton. A lo lejos se podía ver la Estatua de la Libertad y el Monumento Conmemorativo del 11 de Septiembre. Justo en frente se erguía el One World Trade Center y a un lado el World Financial Central.

Al segundo día, mientras tomaba el sol sobre un inflable en la piscina, conocí a Roger. Se sacudía los rizos para sacarse el exceso de agua cuando notó que yo miraba su bronceado pecho, pues tenía un tatuaje egipcio que atrajo mi atención por su gran tamaño. Sonreí nerviosa y le pregunté que significaba. Después de tres días divertidísimos me invitó a una fiesta que tendría lugar en el piso más elevado del hotel. Lo que suponía un gran problema para mí debido a que mis padres no dejarían a su hija adolescente ir sola, así que le pedí ayuda a Alessa.

Ella giró, giró y giró dibujando un espiral de chispas que brotaban de las palmas de sus manos, y luego de varios segundos de humo y destellos Alessa tomó mi forma.

─Alessa ¡eres igual a mí! ─la toqué incrédula. Era como tener una hermana gemela frente a mí.
─Que extraño se siente ser humana ─decía mientras miraba su nuevo cuerpo y movía las extremidades riendo complacida─ pero me puedo acostumbrar.

A medianoche todos bailábamos rodeados por el mar de luces neoyorkinas. El DJ mezclaba la canción de Shakira “Me enamoré”. Roger quien había ido por unos tragos demoraba demasiado y yo me estaba inquietando. De pronto lo vi entrar a una habitación, acompañado por una chica, sentí que se me acaloraba el rostro, y sin más fui tras ellos. Entreabrí la puerta y vi a la traicionera de Alessa besándose con Roger, haciéndole creer que era yo.

Tiré de su cabello, y ella como pudo me rasguñó. La abofeteé mientras él nos miraba boquiabierto. Una “pelea de hermanas” pensaría. Luego usó sus poderes para doblegar mi voluntad hasta el punto de llevarme a la cornisa. Yo temblaba de miedo e intentaba no mirar abajo. Unos segundos después me hizo saltar hasta el One World Trade Center. Me sentí apenada a pesar de que los chicos de la fiesta continuaron como si nada ocurriera.

Decidí que lo mejor era regresar a mi suite al amanecer, timbré y papá abrió, se veía soñoliento… parecía ignorar mi escapada nocturna.

─¿Qué se le ofrece? ─me dijo.

Me desencajé, no me salían las palabras. Mi padre negó con la cabeza.

─Señora, está equivocada de habitación, esta es la 512. Que tenga buen día ─. Cerrando la puerta sin decir más.

Me quedé parada mirando el metal lustroso de la puerta y cuando vi mi reflejo supe que “la broma” de Alessa había llegado demasiado lejos.

4 comments on “Alessa”

  1. Un micro relato genial. No se te resiste nada corazón!!!!! Ni la fantasía…. Alessa siempre tuvo es puntito juguetón que la vuelve malvada al sentirse humana sacando su lado más posesivo. ¡Y qué final!

    1. Janna Bolriv dice:

      Ya sabes que tuviste parte 😀 muchas gracias por ayuda !!
      No hubiera quedado tan genial jiiji!!
      Besos :*

  2. Shin dice:

    Wow, impresionante como siempre. Me ha gustado mucho y con deseos de leer más.

    1. Janna Bolriv dice:

      Que bien que te guste Shin 😀 siempre eres bienvenida!!
      Un abrazo.

Y tú ¿Qué opinas?

A %d blogueros les gusta esto: