Deja que se las lleve el viento.

Palabras imprudentes,

Palabras que hieren.

Y yo te las dije tontamente.

De ti siempre quiero mas,

De ti siempre quiero adueñarme,

Que seas solo mío es hechizante,

Y no puedo contrarrestar el efecto que ello produce en mí.

Perdón por mi actitud aniñada.

Si hice una pataleta, perdón…

De los traspiés se aprende,

y yo no voy a tropezar dos veces.

Si en tu corazón me entiendes,

Perdona esas ganas rebeldes que por ti embrutecen.

Y tú ¿Qué opinas?