Dos fieras en un bar.

bar-relatos

 

Luego de varios tragos en un agitado y bullicioso bar, Katrina comenzó a sentir los efectos de los coctéles sobre su estado de ánimo y comportamiento.

El lugar era el clásico para ir a bailar y relajarse. De una esfera situada en el centro del local, se expelían luces azules  que recorrían el lugar como olfateando cada espacio. Y de debajo de cada mesa se asomaba un destello color verde neón, así como en el borde de la pista de baile, iluminando a las parejas que se movían sobre ella  al ritmo de la música.

Katrina se desabrochó los primeros botones de la blusa. Estaba tan ajustada como para cortarle la circulación sanguínea a cualquiera. Tenía al descubierto más de lo que una hora antes hubiese querido mostrar, y su diminuto brasier hacía que los pechos se desbordaran de la blusa.

Nail su compañero trabajo, se acerba cada vez más como un león hambriento esperando el momento oportuno para atacar a su presa, la cual a diferencia de lo habitual, si quería ser devorada.

Sorbió otro trago, y entre una y otra risas estruendosa, seguida de un movimiento brusco, tiró la bebida sobre su escote.
—¿Qué desperdicio no crees? —le dijo Nail sin dejar de mirarle el pecho.
—No lo dejes perder —replicó ella acercándose a él con una mirada coqueta que encendió fuego en la entrepierna de Nail.
Sin esperar a que Katrina se arrepintiera Nail deslizó su lengua desde el medio de los senos, hasta llegar a sus labios para arrancarle un beso, que ella le devolvió con la misma fiereza…

Y tú ¿Qué opinas?

A %d blogueros les gusta esto: