El escritor de historias ¿nace o se hace?

De seguro te has hecho esta preguntilla alguna vez, y si la meditamos unos instantes pudiesemos sentirnos confundidos para responderla. Lo cierto es que “nace y se hace”. Todos los oficios se aprenden, y la escritura no es la excepción. Pero no se trata solo de aprender el oficio y ya, sino que toda persona que aspire a ser un escritor de historias (relatos, ensayos, crónicas, cuentos, novelas) debe plantearse si tiene talento (no tan imprecindible) y si realmente le gusta escribir (imprecindible) y es allí donde podemos decir que en cierto grado también se “nace” para ser escritor.

Contar historias es un oficio tan antiguo que podemos afirmar que nació con el ser humano. Todos desde niños tenemos la capacidad de contar situaciones que hemos vivido, como cuando un pequeño llega de su primer día de escuela y la mamá le pregunta “¿Qué hiciste en la escuela hijo?” y este comienza a relatar detalladamente lo que aprendió, que amigos nuevos conoció y cómo es su maestra.

Ahora bien, escribir historias es un arte y un proceso que exige un cúmulo de habilidades que permiten plasmar nuestros relatos al papel, “dibujar con palabras las acciones de los personajes“.

No se trata sólo de inspiración, escritor-de-historiascomo solemos creer, intuyendo que un escritor siempre tiene ideas fantásticas y que cuando agarra el lápiz las letras fluyen como si tuviera una varita mágica, pero a menos que seas un Gabriel García Márquez tendrás que prepararte, estudiar las técnicas de escritura, conocer los recursos de escritura y aprender a utilizarlos. Y por si fuera poco estar conciente que hay que masajear nuestra creatividad e imaginación, mantenernos motivados y, escribir, escribir y escribir.

En resumen, un escritor de historias nace y se hace.

¿POR QUÉ NACE?

Porque quien aspire a ser escritor debe sentir un deseo constante de escribir. Sentir el llamado a poner por escrito lo que sea: sentimientos, pensamientos, ideales, historias reales o de ficción. Si se aburre escribiendo la escritura no es el camino para él.

Debe vivir para escribir, hacer de las letras una constante en su vida. No dejarlo por nada, auque se quedara sin manos lo seguiría haciendo.

Y muy importante, mucha paciencia y constancia.

Obvié el talento porque sin talento también se puede llegar a ser un buen escritor pero hay que estar consciente que el camino sería un poco más difícil, pero no imposible.

¿POR QUÉ SE HACE?

Porque existe “una caja de herramientas de escritura” con la que se puede llevar a cabo este oficio con mayor fluidez y claridad permitiendo alcanzar un eficaz desempeño, ésto aunado a lo mencionado en el punto anterior dará como resultado un gran escritor de historias. Te menciono una lista de herramientas:

  • Estudiar obras de escritores destacados. Aquí entra leer mucho y deshilar historias que nos parecen mágnificas y aprender de su mecanismo.
  • Practicar. Escribir mucho, cometer errores y corregirlos. Siempre con una buena disposición para escuchar las críticas.
  • Aprender a desarrollar la creatividad y la imaginación. Hay forma lúdicas y divertidas para aumentar la creatividad.
  • Conocer la teoría. Existen técnicas de escritura para cada género literario, fases en el proceso de escritura, estructuras básicas, recursos y más, que puedes aprender asistiendo a talleres, inscribiéndote en cursos online, leyendo blogs de escritura y comprando libros que hablan de cómo escribir.
  • Mantenerse motivado. La desgana, la soledad, y el encierro no ayudan a un escritor. Hay que viajar, conocer personas, tener un hobbie como pintar, bailar, cantar, hay que divertirse.

 

4 comments on “El escritor de historias ¿nace o se hace?”

  1. Silvia dice:

    Muy bonita entrada!!! feliz fin de semana.

    1. Gracias Silvia !!
      Feliz fin de semana también para ti, lleno de letras 😀

  2. Hernan Jose Henriquez dice:

    Hermosas reflexiones Jhoanna, y tienes razon, contar historias es un oficio tan antiguo que me hace recordar cuando estudiaba primaria en la remota epoca en blanco y negro. Me gustaba hacer tareas de los libros, y cuando aprendi a leer pedia un libro en la biblioteca para llevar a casa. Narraba a mi familia los cuentos de las fabulas de tio tigre y tio conejo. Viviamos en el campo sin TV ni radio y la tradicion era contar cuantos de caminos, tanto que aprendi a narrar con imagenes. Con el tiempo descubri la metafora mas bella como es imaginar ser un zapatero, un comisario, un detenido en una prision oscura. Y nace el teatro.

Y tú ¿Qué opinas?

A %d blogueros les gusta esto: