El suspenso o suspense narrativo – ¿Cómo escribir relatos de suspense?

El suspense o suspenso como herramienta literaria nunca debería faltar en un relato. (Imagen pertenece a: Katia Sendra).

En general, un buen libro o relato es aquel que nos atrapa desde sus primeras líneas,  manteniéndonos expectantes e intensificando esa sensación de tensión a medida que avanza la historia. Para crear esto el escritor tiene a su disposición una herramienta o recurso literario conocido como suspense o suspenso.  

La escritora de novela negra Patricia Hihgsmith en su libro titulado en inglés ‘Plotting and Writing Suspense Fiction’ y en español ‘Suspense’, explica que «…todos los relatos buenos tienen suspense…». A lo largo del libro expone todo el proceso de escritura de sus relatos cortos cargados de suspense y misterio, y novelas que luego se convirtieron en bestsellers como lo fue la Celda de Cristal, una de sus primeras novelas en encontrar el éxito, llevada al cine en 1978 y nominada al Óscar como mejor película de habla inglesa.

El suspense puede mezclarse con cualquier género o tema, desde el terror, policíaco y drama, hasta romántico y de aventura.

Un ejemplo bastante ilustrativo sobre lo que es un argumento de ficción de suspenso es la clásica historia en la que una bomba se encuentra oculta en algún lugar de un edificio concurrido, como un centro comercial o el Palacio de Justicia. Esto es ignorado por todos excepto los protagonistas, quienes intentan ubicar el artefacto para desactivarlo, mientras tanto el reloj de la bomba hace tic tac y el lector es el único que conoce la ubicación de la misma. 

Esto define bien el suspense, y a la vez podríamos aprovechar para aclarar su principal diferencia con el misterio. Ya que no necesariamente debe haber misterio para que exista suspense.

El suspense y el misterio son recursos literarios distintos aunque ambos generan tensión

El misterio mueve la mente del lector despertando su capacidad intelectual para resolver o descubrir “eso” que permanece oculto, mientras que el suspense despierta una reacción emocional pues no se oculta nada sino que el escritor da toda la información que sea posible al lector para mantenerlo en vilo.

 Alfred Hitchcock dió otro ejemplo sobre el suspenso:

«La telefonista del film Easy Virtue escucha al hombre y a la mujer que hablan de matrimonio. Esta telefonista estaba llena, cargada de suspenso: ¿La mujer que está al otro extremo del hilo aceptará casarse con el hombre que la llama? La telefonista quedó muy aliviada cuando la mujer dijo que sí y se terminó su propio suspenso. Este es, pues, un ejemplo de suspenso independiente del miedo».

Aunque es necesario aclarar que ambos recursos literarios se pueden combinar en un mismo relato, pero uno sin el otro también funcionan perfectamente.

El suspense se caracteriza entonces por…

  • Sensación constante de un peligro inminente y  una incógnita que carcome al lector sintiendo que ocurrirá lo que parece que ocurrirá.
  • El lector tiene tiene mayor información sobre el peligro, riesgo o amenaza entorno a los personajes que los mismos personajes.

El lector tiene en su poder suficiente información previa. Sabe más que los mismos personajes. (Imagen pertenece a: Katia Sendra).

 

Estructura que debe tener todo relato de suspense

Cada escritor debe ser original y perspicaz a la hora de utilizar este recurso, sin embargo esta es la estructura básica para crear suspenso en un relato:

Trama eficaz cuyas escenas se construyen milimétricamente

Establecer un argumento que contenga siempre una situación en que se amenace la integridad de los personajes, que los ponga en un peligro real.  Lo clásico es “mostrar un arma” al inicio de la historia, o caminar por una calle oscura tras recibir una llamada amenazante, todo esto con la finalidad de plantear expectativas. Las escenas deben finalizar con ganchos o cliffhanger. Se puede jugar con el tiempo contando la historia en orden cronológico inverso, o dando saltos en el tiempo mediante la analepsis o prolepsis.

Ritmo nervioso

El ritmo con que contamos la historia tiene mucha importancia. Este debe ser “nervioso”… empleando frases cortas y párrafos que no tengan una composición monótona. El ritmo ha de producir la sensación de que algo está apunto de suceder. 

Atmósfera ideal (tono, lenguaje y ambientación)

El ambiente que rodea a los personajes y en el cual ocurren los eventos, se debe describir minuciosamente ya que juega un papel esencial para crear suspenso. Cada objeto debe estar estratégicamente colocado, y mencionarlo en el momento adecuado. De igual forma el lenguaje y tono a emplearse deben ser acordes. Así que cuando describimos a una sombra que pasa por esa puerta que dejamos entreabierta luego de que el personaje principal tomará el teléfono y recibiera la llamada amenazante de un hombre con una voz gutural y profunda, estaríamos creando una atmósfera de suspenso.

 

Es aconsejable que…

Las historias de suspense generan bastante estrés por lo que es necesario (y lo agradecerá el lector) que se libere dicha tensión en períodos bien establecidos de manera que el lector no se canse.

 

 

Y tú ¿Qué opinas?

A %d blogueros les gusta esto: