Final de “Bajo la misma Estrella” de John Green

“He terminado de leer este hermoso libro “Bajo la misma Estrella” de John Green, y me ha encantado. Contiene un gran mensaje que nos puede hacer tomar conciencia al respecto de varios aspectos cotidianos en los que muy poco nos sentamos a analizar como son la familia, Dios, el amor, la amistad verdadera, la muerte, la vida y las necesidades del ser humano.

Por supuesto, el cáncer es el tema principal sobre el cual se desarrolla la historia. John Green mezcla muy acertadamente la ficción con la realidad y el resultado fue maravilloso. El final es totalmente conmovedor y en realidad me dejó con ganas de saber más.

Nosotros tenemos la tendencia de olvidar que debemos valorar La Vida, creemos que La tenemos por derecho y que simplemente debe ser así, pero a través de Hazel, Augustus, Isaac y todos los demás personajes de la historia que padecen de cáncer podemos llegar a una profunda reflexión acerca de la vida y la muerte. Y además recordar que no debemos esperar estar enfermos para darnos cuenta del valor que tiene el poder ver un nuevo día, ni esperar apreciar a nuestra familia o amigos cuando ellos ya no estén con vida.

A los protagonistas se le estaba yendo la vida de sus manos con esta enfermedad tan letal, a la temprana edad de la adolescencia, se encontraron entonces pensando y añorando con nostalgia los días en que no tenían cáncer, pero no tardan mucho en darse cuenta que en vez de quejarse debían aprovechar y agradecer el hoy (a Dios) y comenzar a vivirlo como si fuera el último día.

A lo largo de la toda la historia se va demostrando el valor de la amistad verdadera, y como los amigos se reconocen en los momentos de tragedias, enfermedades, desdicha o cuando no tienes nada bueno que ofrecerles. Que el amor es imprescindible, es una necesidad del alma.  Que la muerte es parte de la vida, y que vale la pena vivir sea una vida corta o una larga, dure lo que dure, lo que hay es que aprovecharla para hacer cosas buenas a favor del mundo, de los que nos rodean y de los que nos aman.

Finalizo con esta frase para la reflexión (página 298):

Todos queremos que nos recuerden. Yo también. Lo más que me preocupa es ser una olvidada víctima más de la antigua y poco gloriosa guerra contra la enfermedad. Quiero dejar huella. Pero… las huellas que dejamos los hombres son cicatrices.

También te puede interesar:

estado emocional: leyendo “carrie” de Stephen King.

dos historias para no dormir” de Stephen King.

En la hierba alta” de Stephen King.

Y tú ¿Qué opinas?